Desmantelamiento de Bailín

El 1 de marzo de 1995 el Departamento de Medio Ambiente emitió una orden para la declaración de impacto ambiental del proyecto de construcción, sellado y plan de control y seguimiento de un depósito de seguridad para los residuos de excavación del vertedero de IINQUINOSA, situado en Bailín.

El 1 de marzo de 1995 el Departamento de Medio Ambiente emitió una orden para la declaración de impacto ambiental del proyecto de construcción, sellado y plan de control y seguimiento de un depósito de seguridad para los residuos de excavación del vertedero de INQUINOSA, situado en Bailín.

Se establecieron dos etapas para este proceso:

 

Desmantelamiento de Bailín -

FASE A:

Consistió en una etapa de confinamiento hidrogeológico para minimizar, controlar, captar y tratar los lixiviados procedentes del antiguo vaso de Bailín. Para ello, en 1994 –cuando ceso de forma definitiva la actividad de INQUINOSA- se selló de forma superficial el antiguo vaso de HCH de Bailín. Además, se procedió a realizar un control y seguimiento de los flujos de contaminación subterráneos.

Una vez que se ejecutaron las obras, durante los años siguientes continuaron los controles de las aguas superficiales y subterráneas del entorno. Para ayudar en esta tarea se realizaron obras de mejora de las cunetas perimetrales y de la captación de lixiviados aguas abajo del vertedero. Igualmente, se tomaron otras medidas de aislamiento de la masa de residuos, una mejora y explotación de la depuradora de lixiviados al pie del vertedero y, por último, un seguimiento y control piezométrico.

En el año 2005, fruto de los trabajos de control, se detectó una fase densa en el interior de las fracturas del macizo rocoso, fuera del emplazamiento del antiguo vaso. Por este motivo, se realizaron unos trabajos urgentes de ejecución de una red piezométrica de 34 piezómetros para la extracción y bombeo de aguas y residuos libres provenientes de la pluma de contaminación generada entre el vertedero, el río Gállego y el Barranco de Bailín.

La detección de estas fases densas en el acuífero llevaron a una determinación importante: este era el foco de mayor riesgo para el río. Por lo tanto, la necesidad de desmantelar este foco principal (el antiguo vertedero) estaba clara. Era necesario hacerlo para acometer el control y la limpieza de las fases densas. Estas conclusiones llevaron a la redacción del proyecto de desmantelamiento y traslado a un nuevo vertedero  que suponía la ejecución de las actuaciones de la Fase B contemplada ya en 1995.

FASE B:

En esta fase se ejecutaron las obras previstas en el proyecto: la construcción de un depósito de seguridad para eliminar el foco de contaminación existente en el nuevo vaso y poder así actuar sobre el macizo rocoso afectado.

Las actuaciones comenzaron en 2009 con un proyecto dividido en varias etapas:

  • Etapa 1: Conformación de la nueva celda de seguridad, así como la infraestructura necesaria para la realización del trasvase de residuos en condiciones seguras.
  • Etapa 2: Desmantelamiento del antiguo vaso de HCH y su traslado hasta la nueva celda de seguridad.
  • Etapa 3: Sellado definitivo de la celda de seguridad e integración paisajística del entorno.
demantelamiento-bailin-1
demantelamiento-bailin-2

Años más tarde, en 2014, llegó el desmantelamiento de dicho vertedero gracias a la excavación, trasvase y almacenamiento de los residuos en la nueva celda de seguridad de Bailín, con su encapsulamiento en condiciones seguras.

Para estos trabajos se destinaron importantes recursos humanos  técnicos, así como importantes medidas de seguridad y controles ambientales para realizar los trabajos de forma segura.

 

Desde la finalización de los trabajos de desmantelamiento de la etapa 2, se viene realizando un seguimiento de las aguas superficiales y subterráneas, así como de la calidad de los suelos y aire. Hasta el momento, todos los valores medidos permanecen por debajo de los límites normativos de referencia.

demantelamiento-bailin-3
Esquema drenaje subsuperficial y profundo nueva celda  que se recoge en las balsas de control drenaje nueva celda Bailín

Esquema drenaje subsuperficial y profundo nueva celda que se recoge en las balsas de control

Las balsas de control se sitúan en la zona sur del dique de cierre de la nueva celda, éstas recogen el agua proveniente de las escorrentías superficiales y las aguas subsuperficiales, 1 metro por debajo del paquete de impermeabilización de la celda nueva, y de las aguas profundas-subterráneas, 5 metros por debajo de la base de la impermeabilización, circulantes bajo la cota de fondo del vaso.

Estas aguas de escorrentía superficial y vadosa inicial, se infiltran hacia el nivel freático y siguen las líneas piezométricas de los niveles hacia el barranco de Bailín, siendo susceptibles de recibir las fugas de lixiviados procedentes del paquete de impermeabilización superior y del nivel de goteo, por lo que se considera su análisis como una prueba más de la estanqueidad del vaso y del estado de la impermeabilización. Ver esquema.

El sistema de drenaje secundario de aguas subsuperficiales es independiente del sistema de zanjas profundas, con el fin de garantizar la sectorización de medidas y las capacidades de actuación.